Artículos

EL ÉXITO DE UNA DECISIÓN. LA CARTA DE HABANOS.

Con mucho más de 270 vitolas y 33 marcas comerciales, es tarea compleja elegir que habano recomendar a un cliente, justamente cuando el tiempo apremia y la espiral del placer insistentemente apunta hacia los mágicos, untuosos e inolvidable remolinos de una buena bocanada.

Fortaleza, sabores, olores, dimensiones, tiempo de fuma, armonías, golpean la sien de ese hacedor de sueños, ese druida de la excelencia que es el sommelier.

Y aún, cuando el hábil manejo de la situación acerque el diálogo ameno y nos brinde el preciado tiempo para la sabia decisión de recomendar; contar con una bíblica maravilla, una herramienta de dioses como la carta de habanos, será el obligado tributo a la excelencia.

Esta pequeña joya, forjada con los grandes momentos de ese reino inmenso y poderoso del habano, llevará toda la poesía e intensidad de la correcta elección, de nuestro buen gusto y del conocimiento de las aristas y la redondez de cada marca.

El habano como ser cambiante en sus tres tercios de fumada, de efímera y luctuosa vida; será siempre el centro de los intensos momentos que el placer tributa a los humanos.

Por tanto, qué no debe faltar en esta joya; qué elementos deberán potenciarse; cuáles vitolas elegir como sellos emblemáticos de las marcas y qué marcas abordar, son preguntas a responder que recaban de tiempo y espacio para la meditación. Valoremos por tanto de conjunto, esta calidoscópida maravilla.

Deben estar presentes como pilares, marcas globales y de especialidad, no todas; pero si, aquellas que por su estilo y su intensidad obnubilan y generan la diferencia de cualquier momento.

Como primera elección Hoyo de Monterrey, con su estilo suave, cremoso y dulzón; con sus ligeros tonos a madera envejecida, a flores silvestres, a pulpa de frutos y tabaco fresco. En una armonía donde nadie se impone y al cerrar nuestros ojos evocamos los aromas del atardecer.

Le sigue H Upmann con su estilo limpio y potente, en el que prevalece el sabor a tabaco directo por encima de los tonos vegetales, de frutos secos tropicales y de madera fresca y pimienta blanca. Su bocanada es profunda y su fortaleza de suave a media.

No olvidar a “San Cristóbal de la Habana”, de estilo suave y una mezcla de miel, cedro y roble americano que sustentan el sabor a tabaco durante toda la fumada; con tonos de pimienta negra seca en el paladar.

Sin duda otra joya lo es “Trinidad” - casi al centro de las marcas-, con su estilo amaderado y toques dulces y de frutos secos tostados -a café y cacao torrefacto- que perdura en el paladar sin agredir y potencia el sabor a tabaco.

Que decir entonces de “Romeo y Julieta” -que como faro señala el centro de las marcas-, con sus sabores robustos y complejos. Que en mezcla perfecta desborda por sus tonos florales, a madera, a nuez, a cacao y café frescos, a la flor de la vainilla. Todo ello con su profundo sabor a tabaco y que origina gran placer en el paladar.

Interesante sin duda la inclusión de “Vegas Robaina”. Con su estilo inconfundible y elegante mezcla acertadamente ligeros tonos a nueces secas, pimienta blanca, miel de la tierra y una tanicidad agradable, que fortalece su sabor a tabaco tostado y seco en el paladar. Su bocanada es amplia y su fortaleza de media a fuerte.

Cabe el lugar ahora, a una de las más grandes marcas “Montecristo”- a mi juicio asombrosa pues su ligada maravilla a todo público-, con su sabor fuertemente afrutado y seco, con puntas definidas de café, cacao seco, chocolate y vainilla seca; con una ligerísima terrosidad que no superan en conjunto a su sabor medio a tabaco.

Casi para el cierre de esta lujuria para los sentidos, la distinguidísima “Partagás”. Su es estilo único e inconfundible, fuerte y potente durante toda la fumada; con un intenso sabor terroso y su gusto impresionante a tabaco negro.

Pero si de carta de habanos se trata; no quepa duda que debe estar presente esa reina indiscutible y colofón de placer para los amantes del habano que es “Cohíba”. Su estilo es herbáceo y cremoso durante todo el tiempo de la fumada, con sabores intensos y marcados a vainilla, café torrefacto, cacao torrefacto y tabaco son inmejorables. Estas puntas se amalgaman en nariz y paladar y logra un equilibrio sabio del placer, que no nos abandonará hasta mucho después del acto de fumar.

Es recomendable la presencia de habanos parejos y mono figurados en la elección de los habanos a presentar. Los fumadores expertos y los sommmelier podrán con ellos disfrutar de diferentes cortes del puro y por tanto de fumadas con diferente intensidad.

Estas son las propuestas que conformarán la singularidad de la elección y la aprobación delicada del conocedor de habanos.

Como reflexión necesaria merita recordar que ya a partir de 1988 se estandarizaron las vitolas en las fábricas, de forma tal, que las dimensiones de una misma vitola de galera fuera única y solo diferirá en la formulación de su ligada, la cual responde a cada marca.

De esta forma los habanos llevan un nombre en la fábrica (galera) y otro nombre diferente para la salida por la marca, a modo de ejemplo cito a la vitola de galera Mareva, la cual sale a la venta con formulaciones diferentes. Cito algunas, por la marca “Romeo y Julieta” es el Romeo No.2, por la marca “Montecristo” es el Montecristo No.4 y es el Siglo II de Cohíba- 1492.

Otro detalle a no olvidar es la duración del puro una vez encendido (ver la tabla No. 1), a partir de los tipos de vitolas presentes en la carta. Esta información es muy importante para el sommmelier y para el cliente, dado el papel que juega el tiempo disponible para ambos actores en esta mágica unión.

Estos son los precedentes. Queda a favor del sommelier la genial maravilla de acompañar la fumada de cada gran habano de su carta, con los inconmensurables placeres a generar por una bebida o una infusión.

Es en ese acto; donde el genio ataviado de negro y blanco hace que todo el organismo humano se perfile al disfrute total de tan singular entrega.

¡Acá les va ésta propuesta de “Carta de Habanos”, capaz de acercarlos a la necesaria meditación que hechiceros de otras épocas realizaban antes de obrar sus milagros!

 

¡Este es solo el comienzo de ese camino que los hará brillar en los firmamentos! ¡Disfruten de ella, amigos míos!

 

 

Tabla No. 1. Tiempos de fuma por vitolas de galera

 

Vitola de Galera

Dimensiones 

Tiempo de fumada, en minutos.

Cepo, In*

Largo, mm

Mareva

42

129

0:30

Corona 

42

142

0:30- 0:35

Dalia

43

170

0:45- 0:55

Corona gorda

46

143

0:50- 0:55

Julieta No.2

47

178

1:00- 1:10

Hermoso No. 4

48

127

0:35- 0:40

Prominente

49

194

1:15

Robusto

50

124

0:35- 0:40

Gordito

50

141

0:45:-0:55

Pirámide

52

156

0:55- 1:00

Cañonazo

52

150

0:55- 1:00

In*, la unidad de medida es la pulgada y el cepo es una fracción de esta. Ejemplo 42/64 equivale a Cepo 42

 


Tabla No. 2. Carta de habanos

 

Vitolas

Dimensiones

Fortaleza

Salida

Galera

Cepo,

In*

Largo, mm

Marca “Hoyo de Monterrey”

Epicure No. 2

Robustos

50

124

Suave (S )

Marca “H Upmann”

Sir Winston

Julieta No.2

47

178

S a ½

Mágnum 46

Corona gorda

46

143

S a ½

Marca “San Cristobal de La Habana”

La Fuerza

Gorditos

50

141

S a ½

Marca “Trinidad”

Fundadores

Fundadores

40

192

½

Robusto Extra

Doble

50

155

½

Marca “Romeo y Julieta”

Churchill

Julieta No. 2

47

178

½

Romeo No.2

Mareva

42

129

½

Short Churchillis

Robusto

50

124

½

Marca “Vegas Robaina”

Don Alejandro

Prominente

49

194

½ a Fuerte (F)

Famoso

Hermoso No.4

48

127

½ a  F

Unicos

Pirámide

52

156

½ a  F

Marca “Montecristo”

Monte No.4

Mareva

42

129

½ a  F

Monte No.2

Pirámide

52

156

½ a  F

Edmundo

Edmundo

52

135

½ a  F

Marca “Partagás”

Lusitania

Prominente

49

194

Fuerte

8-9-8  No. 1

Dalia

43

170

Fuerte

Serie D No. 4

Robusto

50

124

Fuerte

Serie P No.2

Pirámide

52

156

Fuerte

Marca “Cohíba”

Espléndido

Julieta No.2

47

178

½ a  F

Robusto

Robusto

50

124

½ a  F

Siglo II

Mareva

42

129

½

Siglo VI

Cañonazo

52

150

½

Mágicos

Mágicos

52

110

F

In*, la unidad de medida es la pulgada y el cepo es una fracción de esta. Ejemplo 42/64 equivale a Cepo 42